Marcha contra Monsanto: semillas de libertad en Haití

María Suárez Toro, RIF

Las semillas donadas en mayo por la compañía multinacional Monsanto no fueron bien recibidas en Haití por productores y productoras agrícolas.

Monsanto, acusada internacionalmente de crear dependencia alimentaria mediante la distribución de semillas híbridas, donó en mayo un total de 130 toneladas de semillas de maíz y de hortalizas y ofreció otras 345 toneladas de los mismo durante el próximo año.

Las importación del donativo y la distribución del mismo a campesinas y campesinos en Haití había sido aprobada por Emanuel Prophete, Ministro de Agricultura del gobierno de Preval. Dijo que los agricultores del país no conseguirían buenas semillas por el impacto del terremoto que azotó el país el pasado 12 de enero afectando al país entero de distintas formas. Prophete afirmó al periodista Sebastan Walter de la Agencia al Jazeera que al inicio tuvo dudas pero que todas fueron aclaradas por la Monsanto quien le aseguró que no eran trangénicas.

Las semillas de maíz y tomate entre otras, fueron distribuidas en Haití por el Programa Cuencas para Recursos Ambientales Naturales (Watersheds Initiative For National Natural Environmental Resources - WINNER) que busca aumentar la producción agrícola y es financiado por la Agencia Internacional de Desarrollo de los Estados Unidos (USAID), además de ser el Programa que brindará apoyo técnico sobre el cultivo y sobre los fertilizantes y pesticidas.

Mouvman Peyizan Papay (Movimiento de Papaye MPP), una de las principales organizaciones campesinas de Haití rechazó las semillas,  realizando una marcha de más de 10,000 campesinas y campesinos vestidos de rojo el pasado 4 de junio. Salieron del Centro de Formación del atravesando los 7 kms. hasta llegar a Hinche, localidad agrícola en la región de Plateau Central. Rechazaron las semillas y los productos Monsanto, quemándolas simbólicamente. Todas las personas que tocaron las semillas usaban guantes, lo que reflejó que sabían del peligro. En cambio un vendedor de productos agrícolas en la zona, Jethro Shannon, dijo a Al Jazeera que actualmente vende sacos de esas semillas que le fueron entregadas como donación, pero que nunca le dijeron qué tipo de semillas eran.

www.youtube.com/watch?v=a-kzhF5UYh0

www.youtube.com/watch?v=8jecdHeuUZU

Las acciones de MPP contra Monsanto estuvieron también dirigidas contra las políticas del gobierno haitiano que afectan a campesinas y campesinos cuando aprueban  productos que no ayudan a resolver la crisis agrícola haitiana.  El MPP fue fundado en 1973 en la comunidad de Papaye cerca de Hinche, cabecera departamental del Departamento Central de Haití para mejorar las condiciones de vida de campesinas y campesinos, contando con una membrecía de 60,000 pequeñas y pequeños agricultores.

Entre sus luchas está la  soberanía alimentaria. Por ello antes de marchar contra Monsanto, habían organizado una acción simbólica en la que sembraron semillas de maíz ¨créole¨ en una de las haciendas experimentales del MPP para mostrar su determinación de usar semillas locales orgánicas de las cuales se generan alimentos saludables y soberanía alimentaria. Al día siguiente a la marcha plantaron árboles en conmemoración del Día Mundial del Medio Ambiente.

Una declaración suscrita por las organizaciones campesinas haitianas y demás movimientos sociales del país y de otros países de la región que los acompañaron resalta los impactos destructivos que sufren las agricultoras y agricultores de la región y otros continentes al utilizar los productos Monsanto.

Chavannes Jean-Baptiste, dirigente el Movimiento Campesino de Papay (MPP) y vocero del Movimiento Nacional Campesino del Congreso de Papay (MPNKP) había difundido un comunicado el 14 de mayo en el que sostuvo que las semillas Monsanto son un fuerte ataque contra la pequeña agricultura, el campesinado, la biodiversidad,  la semilla criolla y lo que queda de ambiente natural en Haití.

Históricamente las mujeres han sido guardianas  de las semillas autóctonas de la tierra.  Los conocimientos especializados de las mujeres en relación con los recursos genéticos aplicados a la agricultura y la alimentación hacen de ellas custodios esenciales de la diversidad biológica. Según la FAO las campesinas son productoras principales de los  cultivos básicos de todo el mundo  - arroz,  trigo y  maíz – que proporcionan hasta el 90%  que consumen los pobres en las zonas rurales. Women make up 70% of the world's poor and produce 80% of the developing world's food, yet they own less than 1% of the world's land.

En Haití no es diferente. Ivette Michaud, fundadora del Comité Coordinador Nacional de Mujeres Campesinas (KONAFAP por sus siglas en créole) dijo una vez a Beverly Bell que “Sabemos que en Haití hay más mujeres que hombres y más gente  en el campo que en la ciudad. Nosotras trabajamos en la agricultura, laboramos preservando la fruta, mercadeamos los productos, vendemos la comida, sembramos y criamos a la niñez. No es que digamos que lo que hacemos nosotras no lo pueden hacer los hombres pero sí sostenemos que ellos no pueden hacer lo que es necesario para la sobrevivencia sin nosotras.”

En MPP ellas  son el  35% de la membresía, es decir unas 20,000 mujeres organizadas en grupos propios y en grupos mixtos, trabajando por la producción pero también por sus derechos como mujeres. En 1998 la  organización inauguró un proyecto educativo de mujeres campesinas que ya ha ayudado a 11 de ellas a graduarse de universidades locales y extranjeras  y han regresando a sus comunidades a compartir sus conocimientos.

Una de sus dirigentes, Joslen Tyresiase  dijo a este medio que las mujeres también luchan por un desarrollo local de la producción en Haití y de la semilla que ese desarrollo produce “porque esa semilla es un patrimonio de la humanidad y de la tierra que no se puede perder.” Aclaró que organizar la marcha del 4 de junio fue difícil por las condiciones en que vive la gente todavía después del terremoto “pero era una responsabilidad para llamar la atención sobre esto que esto pasando con las semillas híbridas que nos afectan en tantas formas.” Añadió que el gobierno tiene responsabilidad ineludible en esto y por eso también es una lucha contra lo que pasa a ese nivel.

La solidaridad internacional se dejó sentir también de cara a la marcha local. Vía Campesina de Brasil, organización conocedora de las formas en que Monsanto aprovecha las calamidades y necesidades para crear dependencia de sus semillas y productos, ha manifestado que "...conociendo el historial de esta multinacional, tenemos la certeza de que se trata de una infame táctica empresarial para el aumento inescrupuloso de sus ganancias; ganancias que se obtendrán a costa de la explotación de familias campesinas y de la destrucción de la soberanía alimentaria de Haití".

Desde el terremoto, el gobierno de Brasil ha enviado 36 toneladas de semillas autóctonas de maíz, 36 toneladas  de fríjol y más de 170 kilos de semillas de hortalizas que se han distribuido a través de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) a pequeños agricultores.

La página web de Monsanto dice que su donación busca aumentar la producción de alimentos y ayuda a largo plazo para la recuperación del país frente al impacto del terremoto. Sostiene Monsanto en su medio que ¨los agricultores necesitan semillas de calidad porque a mejor semilla mejores oportunidades de mayor alimentación.

Pero se sabe que las semillas de maíz de Monsanto requieren de tratamiento con le fungicida Maxim XO y que las semillas de tomate deben ser roceadas con Thiram del tipo químico tóxico conocido como bisdithiocarbamates (EBDCs) que ha causado suficiente preocupación en la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) como para ordenar una revisión especial de su impacto en quienes lo utilizan.

De acuerdo con la Revista Neurol de París, Francia, (2002 Dec;158(12 Pt 1):1175-80), 12 casos reportados al Centro Contra Envenenamientos de Bordeaux durante una década mostraban síntomas neurológicos de variada severidad a corto plazo. Existe literatura sobre intoxicación aguda que se expresa en signos neurológicos de dolores de cabeza, mareos y confusión, además de casos de ataques cerebrales, todos siendo reversibles. Pero el contacto de largo tiempo al químico ha sido asociado con  el mal de parkinson y afectación neurocognitiva.

Monsanto es la compañía productora de más del 90% de todos los transgénicos plantados en el mundo. Según Greenpeace, un transgénico (Organismo Modificado Genéticamente, OMG) es un organismo vivo que ha sido creado artificialmente manipulando sus genes. Las técnicas de ingeniería genética consisten en aislar segmentos del ADN (el material genético) de un ser vivo (virus, bacteria, vegetal, animal e incluso humano) para introducirlos en el material hereditario de otro. La diferencia fundamental con las técnicas tradicionales de mejora genética es que permiten franquear las barreras entre especies para crear seres vivos que no existían en la naturaleza. Se trata de un experimento a gran escala basado en un modelo científico que está en entredicho. Algunos de los peligros de estos cultivos para el medio ambiente y la agricultura son el incremento del uso de tóxicos en la agricultura, la contaminación genética, la contaminación del suelo, la pérdida de biodiversidad, el desarrollo de resistencias en insectos y "malas hierbas" o los efectos no deseados en otros organismos. Los efectos sobre los ecosistemas son irreversibles e imprevisibles.

Aunque en Haití no hay legislación contra la importación de transgénicos, por el momento el Ministerio de Agricultura ha rechazado la oferta de Monsanto de donar tales semillas también.

Pero las semillas híbridas son igualmente dañinas. ¨Híbrido¨ es la semilla que proviene de cruces simples artificiales entre materiales que tienen buenas aptitudes combinatorias, por lo que la obtención de semilla híbrida debe lograrse mediante polinizaciones controladas con el fin de certificar la exactitud del cruce. Generan un ciclo de dependencia alimentaria y comercial permanente por cuanto las semillas Monstanto necesitan de los pesticidas y herbicidas de la empresa, además de que no se pueden guardar para las subsiguientes cosechas.

Haití es el único país en el hemisferio americano en el que la mayoría de la población es rural, sumando más de 60% según datos del 2006 de la ONU. Más de la mitad de los alimentos que se consumen en Haití son importados aunque hace 30 años Haití producía todo el arroz que consumía.

Datos oficiales del Banco mundial dan cuenta que cerca de 2,4 millones de haitianos siguen aquejados de la inseguridad alimentaria a raíz del terremoto de enero y que la ganadería y la agricultura serán fundamentales a largo plazo para una recuperación sostenible.

Pero los problemas de inseguridad alimentaria ni siquiera empezaron con el terremoto. Tienen su origen inmediato en las políticas de desarrollo.

La historia de las intervenciones externas en Haití ha creado un peligroso dependencia sobre el mercado global. Más recientemente, como condición para respaldar el retorno de Aristide al gobierno luego del golpe de 1991, el gobierno de EUA, el FMI y el Banco Mundial exigieron que la economía de Haití se abriera al comercio externo. La tarifa de arroz de Haití fue reducida de 35% a 3%, la más baja en la región Caribeña, y la inversión gubernamental fue desviada del desarrollo agrícola hacia el pago de la deuda externa. Sin apoyo ni protección gubernamental, los agricultores haitianos no tuvieron posibilidad de competir con los altamente subsidiados agricultores industriales estadounidenses. Los subsidios a los productores de arroz en EUA ascienden a $1.3 billones en 2003, cantidad que es más del doble del presupuesto anual de Haití.¹ El éxito de los esfuerzos de ayuda y reconstrucción en Haití dependerá de la reconstrucción a corto y largo plazo de su sistema alimentario e instrumentos para el desarrollo económico local. Esta tarea requiere el compromiso con la soberanía alimentaria y la democratización del sistema alimentario a favor de los pobres, dicen los autores de Rebeliones Alimentarias: Crisis y Hambre de Justicia, Holt-Giménez y Raj Patel con Annie Shattuck.

Las semillas de libertad para reconstruir una Haití saludable no son las de Monsanto. Se encuentran en los brotes de ejercicio de soberanía alimentaria del campesinado haitiano y la solidaridad internacional con sus luchas.

28 de Mayo 
Día de Acción por la Salud de las Mujeres

--------------

3 de Diciembre
Día de las Personas con Discapacidad

Mil millones de personas viven con alguna discapacidad, 80 de cada 100 están en los países más pobres.
----------------------

1 de Diciembre
Día Mundial de lucha contra el Sida

35,3 millones de personas viven con VIH. En este día expresamos solidaridad y reclamamos medicamentos para todos los que los necesitan.

----------------------

 10 de Diciembre
Día Mundial de los Derechos Humanos

--------------------------

11 de Octubre
Día Internacional de las Niñas

2belin copy

-------------------------

28 de Septiembre
Día por la despenalización del aborto en América Latina y el Caribe
------------------------

20 de Junio
Día Internacional de las Personas Refugiadas

Actualmente existen más de 45 millones de personas que se han visto forzadas a desplazarse de sus lugares de origenes. Solo 20 de cada 100 serán recibidas en países desarrollados.

23 de Junio
Día Internacional de las Viudas

115 millones de viudas viven  bajo la línea de pobreza. De ellas 81 millones sufren malos tratos físicos, a menudo por sus propios familiares.
Muchas se convierten en esclavas de la familia del marido, otras son expulsadas, u obligadas a casarse con un familiar.  

----------------------

8 de Marzo
Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras

 

facebook-icon twitter radio feminista
 

_INDRANI_NELLY
VIDEO

_NATAHLEE
VIDEO

no_violencia

Descarga "Aquí No entra la Violencia"

 afiche_serie_rif_peque

Últimas Noticias

07 Noviembre 2019
07 Noviembre 2019
07 Noviembre 2019
07 Noviembre 2019

no me etiquetes2

alerta

Please publish modules in offcanvas position.