Solidaridad “mano con mano” en Haití

María Suárez Toro, RIF

A pequeña y mediana escala, hay en Haití relaciones de solidaridad que se inscriben en procesos que reconocen e incentivan el protagonismo del pueblo haitiano – el real mitigador sostenido del impacto del terremoto y de otros problemas que aquejan su país.

Son proyectos de apoyo a la atención de necesidades concretas, en los que tan importante como lo que se hace, es cómo se hace la solidaridad.  “No se trata de venir a `hacerles una escuela´ que necesitan, sino de construirla con ellos en un proceso de intercambio de saberes y de trabajo concreto” dice el Dr. José Moscoso de Puerto Rico quien lleva dos semanas en una brigada del Comité de Solidaridad de Puerto Rico con Haití que opera desde hace 30 anhos en su país,  construyendo actualmente con un grupo de padres una escuela para sus hijos en Leogan.

 

Otra organizadoras de la solidaridad de mujeres dominico-haitianas en Sonia Pierre de la Asociación de Mujeres Dominico-haitianas (MUDHA) y receptora el año pasado de una de las 10 féminas galardonadas por la Secretaria de estado de los EUA, Hilary Clinton por su infatigable valor en apoyo a las mujeres en Haití y en la República Dominicana que desde hace anhos y apenas dos días después del terremoto el 12 de enero del 2010 se desplazaron a Leogan, instalándose allí para apoyar a las mujeres y sus comunidades.

“Hemos tenido que tomar en cuenta que hay que desarrollar los lazos de confianza entre haitianos y haitianos, lazos que han sido trastornados por las políticas de ambos países que nos niegan nuestra identidad y eso es parte importante del trabajo que hacemos, pues la confianza es la base para que se sepa verdaderamente lo que está pasando en los campamentos. Solamente así hemos podido constatar en nivel de ´epidemia´ al que ha llegado la violencia sexual aquí, pues las mujeres tiene miedo a contarle a cualquiera” dice Sonia Pierre.

En igual sentido, referido a la necesidad de promover un acercamiento que va más allá de la “ayuda” para compartir y construir relaciones igualitarias se expresaron activistas de iniciativas en los Estados Unidos, Francia y República Dominicana.

Forman parte de miles de proyectos `mano con mano´ que fuera de la mira de los grandes medios, si se sumaran, probablemente configuran la mayoría del apoyo estratégico que se ha expresado en Haití, dónde la capacidad mostrada de su gente para asumir sus necesidades, es lo que más importa. “Si no lo han hecho es por falta de oportunidades, no de capacidades” dice otra boricua de la brigada de su país, Cándida González.

Dominico-haitianas al re-encuentro
con su gente más necesitada

Se desplazaron el 14 de enero del 2010 bajo fuertes críticas de sectores conservadores en su país de origen. República Dominicana, quienes preguntaban en los medios si ellas se iban a ir a `su país´.

En efecto, Pierre, junto con otras dominico haitianas, que por las políticas discriminatorias en ese país actualmente se encuentran atrapadas por una nueva ley que les ha despojado de su nacionalidad dominicana, se fueron al reencuentro con sus raíces para apoyar a la gente más afectada en el epicentro del terremoto, Leogan.

Allí llevan año y medio  en un campamento, trabajando y organizando a las mujeres y sus comunidades  en campamentos o viviendas que sobrevivieron el sismo.

Marisol de MUDHA ha creado con otras la Casa Esperanza en Leogan. La casa en construcción cuenta con 21 niñas y niños huérfanos que tendrán albergue pronto en el lugar, tienen una clínica que atiende 25 personas diarias sobre todo tipo de enfermedades y contará con un lugar de reunión y capacitación para las mujeres y sus comunidades. “Buscamos crear fuentes de trabajo para las mujeres, a manera de que no queden dependiendo de otros, cuando ellas son el sostén de sus hijos y la familia en general. Seguir y no soltar, eso es lo que hacemos las mujeres en este contexto tan duro, eso somos las mujeres.”

Pierre dice que las mujeres son las que quedan en los campamentos en Leogan debido a que los hombres se van a la montaña a trabajar como jornaleros. “Ellos son transitorios en sus hogares y ellas son las que llevan todo el peso de la situación y del trabajo. Encima de ello, los niveles de violencia han alcanzado dimensiones de epidemia en esta situación después del terremoto. Trabajamos con ellas para romper el silencio y encontrar formas de defenderse, pero ello está ligado a fuentes de trabajo también porque esa carencia las hace dependientes y sin salidas. El empleo digno es una necesidad urgente.”

Comité de Solidaridad de Puerto Rico con Haití

Fue hace 30 anhos en el contexto de la conmemoración de los 200 anhos de la revolución haitiana cuando nació el Comité. Desde entonces se han ligado a la población haitiana en las buenas y en las malas, cuando terminaron con la dictadura de los Duvalier, cuando trataron de levantar sus propias alternativas democráticas y fueron traicionados por sus dirigencias una vez más, cuando sufrieron una vez más en su historia la intervención de los Estados Unidos, cuando vivieron la racha de huracanes y más recientemente el terremoto del 12 del 2010.

El apoyo del pueblo de Puerto Rico fue tan desbordante que en una ocasión una representante de la diáspora haitiana dijo en una actividad de solidaridad que “probablemente el pueblo de Puerto Rico fue el primero que estuvo allí para apoyar a nuestro pueblo”.

Una de las primeras en desplazarse fue la coordinadora del Comité, Magaly Millán que junto con una fotoperiodista de fue de inmediato a Haití a expresar la solidaridad y llevar algunos recursos solicitados por las comunidades con las que se relacionan desde hace tres décadas.

Entre las necesidades encontradas en Leogan se comprometieron a construir una escuela pública, administrada por unas monjas haitianas.

Cándida González es una de las brigadistas boricuas en la construcción de la escuela en Leogan. “Considero a Haití mi segunda patria y creole mi segunda lengua. La aprendí en Puerto Rico hace muchos anhos motivada por la solidaridad post dictadura Duvalier. Ahora tuve la suerte de venir a la construcción de la escuela con una brigada mixta profesionalmente, pero todos trabajamos en la construcción aquí con los constructores haitianos.”

José Moscoso es tecnólogo en radiología y ha apoyado a mexicanos cuando su terremoto en la ciudad, el Nicaragua en su terremoto y hasta en El Salvador cuando los Acuerdos de Paz. “La forma en que se desarrolla la solidaridad la tenemos que construir desde lo que creemos es la solidaridad. Aquí los padres de familia que construyen la escuela y a quienes apoyamos, han creado una nueva brigada de construcción haitiana que está aprendiendo a hacerlo siguiendo códigos anti sísmicos, sobre los huracanes, etc.”

La escuela albergará 300 estudiantes de primaria que ya asisten a una escuela provisional. Se espera que esté terminada para septiembre de este año.

Otra iniciativa boricua, “Mano a Mano con las Mujeres de Haití” hizo llegar a estudiantes en la escuela provisional, los más de 200 dibujos y mensajes de solidaridad enviados por niñas y niños de la Escuela Mater Salvatore en Puerto Rico. Escritos el español y con traducción en creole, todos los mensajes alientan a los haitianos a seguir adelante. Entre los símbolos más comunes aparecen corazones, mariposas, arcoíris, árboles y pájaros. Al recibir cada quien su dibujo, expresaron sorpresa al ver que venían en su propio idioma.

El Comité de Solidaridad además de estar organizando las brigadas desde Puerto Rico, se han manifestado sobre los problemas políticos y sociales que aquejan a Haití.

Colectiva Mujer y Salud de República Dominicana

Otro ejemplo de la solidaridad mano con mano es el de la Colectiva Mujer y Salud con Plataforma Ayuda Haití, ésta última una iniciativa de los movimientos sociales, Ongs y agencias internacionales en República Dominicana, creada a raíz del terremoto para apoyar a sus vecinos.

En el 2010 enviaron 27 contenedores, que fueron recibidos y distribuidos en Puerto Príncipe, conteniendo alimentos enlatados, casas de campaña, agua, medicinas, materiales de aseo personal, entre otros. Sostuvieron en su informe de rendición de cuentas que más allá de la urgencia alimenticia y de salud iniciales, hay que colaborar en la reconstrucción de nuestro país vecino. “La reconstrucción necesitará de nuestro apoyo fraterno sostenible y de una actitud de respeto hacia nuestro país vecino. Se trata de re-establecer la esperanza en Haití, soñando junto con la comunidad haitiana un Haití más justo y equitativo.”

En particular la Colectiva asumió la coordinación del trabajo de salud, ya que su misión es la de promover la salud integral de las mujeres en todas las etapas y condiciones de la vida, a través de la defensa de sus derechos humanos, en particular los derechos sexuales y los derechos reproductivos.

Pocas feministas de la región y del mundo podrán olvidar la carta enviada por la Directora de la Colectiva después de su primer viaje a Haití el día después del terremoto, conocida como “El Llanto de Haití” donde describía con la maestría que caracteriza su pluma, el profundo dolor del encuentro con la muerte en forma tan masiva e inmisericorde.

Posteriormente a la fase de Campamento Feminista Internacional o Solidaridad Feminista Haití, La Colectiva decidió trabajar principalmente con las poblaciones fronterizas entre los dos países, al ser lugares fuera de la mira de la mayoría de programas y de los medios que se concentraron en el impacto del sismo en la ciudad y el Leogan, aunque mucha población impactada se fue a sus lugares de origen en el campo, afectando a poblaciones y poblados sumidos en una profunda pobreza.

En próximos días sale un equipo de periodistas del programa Palabra de Mujer del Canal 15 de la Universidad de Costa Rica dirigido por Ana Lucía Faeron para hacer un reportaje del trabajo que realiza la Colectiva en la zona fronteriza. (Ver Reportaje en RIF próximamente).

MADRE en los Estados Unidos moviliza
apoyo a víctimas de violencia

La organización con sede en Estados Unidos llevaba también más de 25 anhos apoyando a Haití, especial atención puesta en la salud de las mujeres y la niñez.

Desde finales de la década de los ochenta apoyaron a Solidaridad Feminista Haití (SOFA) a crear una clínica especializada en atención a la salud de las mujeres, la cual apoyaron solidariamente una vez más para atender las necesidades del terremoto.

Conocieron el trabajo de las víctimas directas de violencia sexual organizadas en el Comité de Victimas de Violencia Sexual (KOFAVIV), trabajando con ellas para apoyarlas en su proceso para impugnar al estado haitiano ante la omisión  de la atención a la escalada de violencia sexual en los campamentos de personas desplazadas por el terremoto en Puerto Príncipe, además de conseguirles recursos junto con otras iniciativas como el Fondo de Población de la ONU, Democracia Digital, Unitarian Universalist, entre otras, para crear una albergue de víctimas que a su veza se constituyera en un centro de capacitación, de atención legal y de comunicación al mundo.

Hoy días ese proyecto es una realidad en un rincón de la capital. El local está lleno del bullicio de gente activa. Una hacen telas y ropas para vender, otras capacitan a hombres de los campamentos que se comprometen a lucha con ellas contra la violencia, otras atienden víctimas que llegan a recibir atención, otras hacen comida para todas, otras atienden la página web de la organización y otras llevan los expedientes que dan cuenta de los datos estadísticos que ofrecen al público y que han sido citados por Amnistía Internacional, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, entre otros organismos internacionales.

Así también, la Comisión Interamericana de la Organización de Estados Americanos emitió una resolución el pasado año en la que llama al estado haitiano a asumir sus responsabilidades. (Ver nota aparte.)

Las encargadas de los proyectos de KOFAVIV recibieron a Radio Internacional Feminista (RIF) en su local el pasado 12 de abril. (Ver nota aparte.)

Comunidades francesas se suman a
la solidaridad directa y sin mediaciones

En Francia, una campaña de solidaridad directa y sin mediaciones está siendo desarrollada desde antes del terremoto por la psiquiatra retirada, Janine Risler y el señor Arnanol con comunidades de artistas pintores de Haití, la cual ha sido intensificada para incluir otras comunidades y agrupaciones afectadas por el terremoto.

Nueve veces en el último año y medio, han cargado dos contenedores en sus comunidades. El procedimiento en sencillo pero complejo. Cada vez que logran coordinar con la Embajada de su país el envió de los contenedores, avisan a las organizaciones solidarias en Francia que se va a llenar un contenedor, por lo que tienen “x” cantidad de días  para traer sus cajas de materiales debidamente selladas y con las indicaciones para los lugares y organizaciones a quienes van destinadas.  Cuando se llenan los contenedores se hace el envío por barco.

Ambos activistas coordinadores de desplazan a Haití a coordinar la llegada de los contendores, teniendo a las organizaciones debidamente informadas acerca del lugar, hora y modalidad de retirada de los materiales. En menos de dos días todo queda distribuido, se devuelven a Francia y comienza nuevamente el mismo procedimiento.

“Llegué a Haití por primera vez el 6 de junio de 1989 para hacer un trabajo de apoyo solicitado por una comunidad de 100 pintores haitianos que querían colocar sus obras en Francia vendiéndolas y haciendo exhibiciones. Querían promover y  proteger su cultura. Desde entonces vengo, se las compro y las vendo en Francia.

También hacen exhibiciones en Ré, Francia y las ganancias van para proyectos sociales en Haití, por ejemplo aportes a Enfance Arc en Ciel en Limogen, Ti Malice en Guerin, el Centro Ecuménico de Derechos Humanos en Puerto Príncipe, El grupo Musical Fa 10 y Haití Futur. Otros en Jacmel, Carefour, Leogan y Puerto Príncipe.

Han publicado 6 libros de las pinturas haitianas, los cuales vender en Francia y con ellos pagan los gastos de envío de los contenedores. El libro más reciente contiene dibujos de los pintores sobre el terremoto.

(foto)

“Soy pianista y soy psiquiatras retirada. Desde entonces soy una activista cansada, pero optimista – dice Rislet en entrevista el día después de la más reciente distribución de dos contenedores – este trabajo hace un puente solidario entre Ré, mi comunidad de origen al sur de Francia y Haití en este lado del mundo.”

(Fin)

28 de Mayo 
Día de Acción por la Salud de las Mujeres

--------------

3 de Diciembre
Día de las Personas con Discapacidad

Mil millones de personas viven con alguna discapacidad, 80 de cada 100 están en los países más pobres.
----------------------

1 de Diciembre
Día Mundial de lucha contra el Sida

35,3 millones de personas viven con VIH. En este día expresamos solidaridad y reclamamos medicamentos para todos los que los necesitan.

----------------------

 10 de Diciembre
Día Mundial de los Derechos Humanos

--------------------------

11 de Octubre
Día Internacional de las Niñas

2belin copy

-------------------------

28 de Septiembre
Día por la despenalización del aborto en América Latina y el Caribe
------------------------

20 de Junio
Día Internacional de las Personas Refugiadas

Actualmente existen más de 45 millones de personas que se han visto forzadas a desplazarse de sus lugares de origenes. Solo 20 de cada 100 serán recibidas en países desarrollados.

23 de Junio
Día Internacional de las Viudas

115 millones de viudas viven  bajo la línea de pobreza. De ellas 81 millones sufren malos tratos físicos, a menudo por sus propios familiares.
Muchas se convierten en esclavas de la familia del marido, otras son expulsadas, u obligadas a casarse con un familiar.  

----------------------

8 de Marzo
Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras

 

facebook-icon twitter radio feminista
 

_INDRANI_NELLY
VIDEO

_NATAHLEE
VIDEO

no_violencia

Descarga "Aquí No entra la Violencia"

 afiche_serie_rif_peque

Últimas Noticias

07 Noviembre 2019
07 Noviembre 2019
07 Noviembre 2019
07 Noviembre 2019

no me etiquetes2

alerta

Please publish modules in offcanvas position.