Declaración RSMLAC ante el 44º Período de Sesiones de la Comisión de Población y Desarrollo, ONU
Mujeres del Tercer Milenio: Salud Integral y Derechos Sexuales y Reproductivos Plenos

(CPD, Nueva York, 11 al 15 de abril, 2011)
Señoras y señores:

No es suficiente que las mujeres hayamos llegado a los más altos cargos políticos y de representación en los países y los organismos internacionales si en la vida cotidiana continuamos siendo violentadas, excluidas de la toma de decisiones, discriminadas en el trabajo y subordinadas socialmente. No es suficiente contar con ministras y ejecutivas si la mayoría de las mujeres carecemos de alimentación adecuada, de educación de calidad, de un trabajo digno, de un descanso reparador, de acceso a la salud, de una sexualidad elegida, de una maternidad voluntaria, de autodeterminación sobre nuestros cuerpos, de una vida libre de abusos. No es suficiente contar con mujeres en la educación, las artes, la tecnología y las ciencias, si esa cultura, esas artes, esa tecnología y esa ciencia no están al alcance de todas. Nada puede ser suficiente si no es para todas.

La Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, RSMLAC, articulación regional del movimiento de salud de las mujeres, con estatus consultivo en ECOSOC, trabaja por más de dos décadas en la construcción de una sociedad con mayor justicia social, política, económica; sin discriminación de clase, edad, raza, etnia, género y opción/identidad sexual. Una sociedad que garantice a las mujeres y niñas la plena vigencia de sus derechos humanos, en particular, su derecho a la salud integral y sus derechos sexuales y reproductivos.

En 1994, mujeres de distintas regiones participamos con optimismo en el proceso de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo de El Cairo, convocada por Naciones Unidas, y aplaudimos su Programa de Acción establecido a 20 años, ratificado por cerca de 180 países. Este documento propuso una nueva mirada sobre población y desarrollo, y estableció un paradigma ético con valor universal: la salud sexual y reproductiva y los derechos correlativos, como elemento intrínseco de políticas de población basadas en los derechos humanos. Con esta nueva mirada, las políticas de población dejaron de considerar a las mujeres como objetos, para reconocernos como sujetas con capacidad de decidir con dignidad y libres de violencia o coerción, en aspectos relacionados con nuestra sexualidad y reproducción. Los seguimientos posteriores han refrendado dicho paradigma. De este Programa de Acción, necesitamos hoy más que nunca revitalizar su espíritu y propuestas, e incluso avanzar más en ellas, para garantizar que todas las mujeres, sin discriminación de ninguna clase, podamos gozar del derecho a la vida, la salud y a la libertad de elegir sin ser objeto de coerción o violencia, y que esas elecciones sean respetadas.

Constatamos con preocupación que al acercarse el plazo fijado de 20 años para la implementación cabal de sus acuerdos, estos podrían no lograrse. De hecho, en un contexto global de crisis, violencia y desestabilización, las mujeres estamos desproporcionadamente afectadas en nuestros derechos, especialmente el derecho a la vida y la salud y el ejercicio de nuestros derechos sexuales y reproductivos. Por lo tanto, la RSMLAC, en base a los principios políticos que la definen, e interpretando la voz de las redes, articulaciones y coaliciones de mujeres de la región latinoamericana y caribeña presentes en los Encuentros de Seguimiento a la Agenda de Cairo+ 15 realizados en Panamá (Agosto 2009), y Antigua, Guatemala (Octubre 2010), donde se aprobaron la Declaración de Panamá y la Declaración de Antigua, manifiesta:

* Los Estados de América Latina y el Caribe han ratificado y reafirmado en los últimos 17 años su compromiso con la implementación del Programa de Acción de El Cairo en sucesivos acuerdos internacionales y regionales. Para su cumplimiento efectivo, deben definir e instrumentar políticas públicas en población y desarrollo integrales con enfoque de derechos humanos, que incorporen el fortalecimiento de la igualdad de género en el Estado, asegurando recursos financieros adecuados, oportunos y suficientes para su sostenibilidad. Ello implica modificar la actual distribución de los presupuestos nacionales de tal modo que las políticas sociales sean priorizadas y garanticen el acceso universal a la salud integral, en particular, a la salud sexual y reproductiva, y especialmente al abordaje del VIH/Sida y de las complicaciones por abortos inseguros; a la educación, incluida la educación de la sexualidad integral: y a la protección social como estrategias efectivas de enfrentamiento a la pobreza en este continente, el más desigual del planeta. Continente donde indicadores tales como la mortalidad materna, las consecuencias del aborto realizado en condiciones de riesgo, el embarazo no deseado, la gestación en adolescentes y niñas, la demanda insatisfecha de anticoncepción, la falta de acceso a servicios de salud de calidad y con proveedores capacitados, la feminización del VIH/sida, la violencia sexual, entre otros, continúan exhibiendo tasas inaceptablemente altas, especialmente entre los grupos más vulnerables: mujeres pobres, indígenas, rurales, afrodescendientes, migrantes, adolescentes y jóvenes.

En suma, es imperioso que los Estados, que hasta ahora han fracasado en alcanzar los techos mínimos que se fijaron en los Objetivos de Desarrollo del Milenio para reducir la mortalidad materna, que han desconocido su carácter laico negociando los derechos de las mujeres con las jerarquías eclesiásticas, que han sido negligentes en reparar las brechas jurídico-legales y programáticas que obstaculizan la igualdad de géneros, demuestren sin dilaciones su real voluntad política y acción para invertir en la salud y el bienestar de las mujeres y las niñas, y no en las armas, como garantía de paz entre los pueblos y se reviertan, así, la militarización y el armamentismo que afectan de manera particular y directa su vida cotidiana.

Lo acordado por los Estados en el Programa de Acción de El Cairo, reafirmado en 1999 (Cairo+ 5), 2004 (Cairo+ 10), 2009 (Cairo+ 15), en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, ODM, y retomado en las Conferencias Regionales sobre la Mujer de América Latina y el Caribe (Quito, 2007; Brasilia, 2010) brinda un marco de acción vigente y acertado para el logro de sociedades más justas, igualitarias y equitativas, y para el reconocimiento efectivo de la ciudadanía plena de las mujeres. Por ello los exhortamos a asumir sin dilaciones su responsabilidad de cumplir con dichos acuerdos, pues no hacerlo tendrá un impacto negativo en el desarrollo de los países y se traducirá en mayor sufrimiento y violación de derechos humanos básicos, tales como el derecho a la vida, a la salud integral y a la salud sexual y reproductiva, a la educación, al trabajo digno, y a una vida libre de violencias para millones de mujeres de todas las edades, condiciones e identidades.

* Saludamos la creación de ONU Mujeres y esperamos que sus acciones contribuyan efectivamente a atender las prioridades urgentes de la agenda de los movimientos de mujeres y feministas de la región, y que se fortalezcan las sinergias entre esta entidad y quienes trabajamos sin tregua por promover y defender la salud integral, la salud sexual y reproductiva, y los derechos sexuales y reproductivos, y la igualdad entre mujeres y hombres. También hacemos un llamado a otras agencias del sistema de Naciones Unidas, en particular a UNFPA, el cual ha liderado las acciones en la agenda de CIPD, para trabajar articuladamente en la consecución de todas las metas antes señaladas, al igual que a la comunidad de donantes de la cooperación internacional, considerando que en los últimos años se observa su paulatino y creciente retiro de nuestra región.

* Finalmente, reafirmamos nuestra decisión irrenunciable de continuar trabajando por la salud integral y los derechos sexuales y los derechos reproductivos como derechos humanos; por servicios de salud sexual y reproductiva accesibles, asequibles y con buena calidad de atención para todas las mujeres; por el desarrollo sustentable con igualdad, equidad y justicia social y contra la pobreza; por la paz y el desarme; por la protección del medio ambiente; por sociedades libres de toda forma de violencia y discriminación; por Estados laicos, soberanos y democráticos; y por sociedades con capacidad de exigir, defender y ejercer sus derechos.

Nueva York, abril 2011.

28 de Mayo 
Día de Acción por la Salud de las Mujeres

--------------

3 de Diciembre
Día de las Personas con Discapacidad

Mil millones de personas viven con alguna discapacidad, 80 de cada 100 están en los países más pobres.
----------------------

1 de Diciembre
Día Mundial de lucha contra el Sida

35,3 millones de personas viven con VIH. En este día expresamos solidaridad y reclamamos medicamentos para todos los que los necesitan.

----------------------

 10 de Diciembre
Día Mundial de los Derechos Humanos

--------------------------

11 de Octubre
Día Internacional de las Niñas

2belin copy

-------------------------

28 de Septiembre
Día por la despenalización del aborto en América Latina y el Caribe
------------------------

20 de Junio
Día Internacional de las Personas Refugiadas

Actualmente existen más de 45 millones de personas que se han visto forzadas a desplazarse de sus lugares de origenes. Solo 20 de cada 100 serán recibidas en países desarrollados.

23 de Junio
Día Internacional de las Viudas

115 millones de viudas viven  bajo la línea de pobreza. De ellas 81 millones sufren malos tratos físicos, a menudo por sus propios familiares.
Muchas se convierten en esclavas de la familia del marido, otras son expulsadas, u obligadas a casarse con un familiar.  

----------------------

8 de Marzo
Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras

 

facebook-icon twitter radio feminista
 

_INDRANI_NELLY
VIDEO

_NATAHLEE
VIDEO

no_violencia

Descarga "Aquí No entra la Violencia"

 afiche_serie_rif_peque

Últimas Noticias

07 Noviembre 2019
07 Noviembre 2019
07 Noviembre 2019
07 Noviembre 2019

no me etiquetes2

alerta

Please publish modules in offcanvas position.