Mujeres Sobrevivientes del Violencia Doméstica también Sobreviven Impacto del Huracán “María”

Mujeres Sobrevivientes del Violencia Doméstica también
Sobreviven Impacto del Huracán “María”

María Suárez Toro, Escribana
26 de octubre, 2017

Siempre viven en emergencia,
por lo que estaban preparadas para “María”

El Albergue de Mujeres maltratadas Hogar Ruth localizado en Vega Alta al Nor-Oeste de Puerto Rico sobrevivió el paso del huracán el pasado 20 de septiembre y mas bien ayudó a otras victimas de “María”.

Hogar Ruth

Al final de una calle marginal de varias curvas, no cuenta con letrero que la identifique para evitar que los agresores de las mujeres que viene allí las encuentren. Cercado por verjas, se distingue por sus colores vivos y el bullicio de su actividad.

El albergue opera desde 1994 como proyecto sin fines de lucro ara proteger a mujeres víctimas de agresión por parte de sus parejas. Surgió desde entonces para brindar protección inmediata conforme las previsiones del la primera ley contra la violencia de género en el continente americano.

La Ley Núm. 54 de 15 de agosto de 1989, conocida como Ley para la Prevención e Intervención con la Violencia Doméstica  se considera violencia doméstica: “Un patrón de conducta constante de empleo de fuerza física o de violencia sicológica, intimidación o persecución contra una persona por parte de su cónyuge, ex-cónyuge, de la persona con quien cohabite o haya cohabitado, o con quien sostenga o haya sostenido una relación consensual, o con quien haya procreado hijos, cuyo resultado es daño físico a la persona agredida, a sus bienes o a cualquier otra persona con el propósito de causarle a aquélla grave daño emocional”.

Los incidentes de violencia contra las mujeres en Puerto Rico tan solo en el 2016 sumaron 7,662 según fuentes policiales y se sabe que en situaciones de desastres la tendencia en a aumentar, como se ha demostrado en el caso del impacto el huracán Mitch en Centroamérica en 1998.

ViolenciaLos esfuerzos de organizaciones civiles por enfocar la situación de la agresión contra las mujeres dentro del marco familiar como un problema prioritario que necesita atenderse inmediatamente, existen escenarios que aún no reconocen la magnitud del mismo. Uno de los escenarios en los que sigue pendiente es el de los casos de emergencia producto de embates naturales, como el actual en Puerto Rico.

“La violencia contra la mujer, tanto física como sicológica, ha sido trabajada por las organizaciones interesadas desde un punto de vista social y de derechos civiles y sus soluciones han apuntado a dichas áreas” reconoce el Centro Mujer y Salud.

El enfoque desde una perspectiva integral en situaciones de emergencia, si bien es urgente y necesario, aún no ha sido desarrollado en un Protocolo de Emergencia que urge ahora.

Los albergues cumplen un papel importante para evitar las escaladas de agresión de los ofensores al ofrecer alojamiento, atención legal y acompañamiento psicológico y social a las victimas y sus hijos.

Existen al menos seis de ellos en la isla, entre ellos Casa Julia, la Casa de la Mujer Dominicana y el Hogar Ruth.

 La psicóloga Bairá Soto, una de las funcionarias del Hogar Ruth explicó cómo se ligó al trabajo contra la violencia de género. Joven originaria de Utuado, vivió el impacto del huracán en su lugar de origen, uno de los pueblos en la cordillera central de Puerto Rico que fue muy impactado por el huracán.

Baira

Reconoce que desde muy temprana edad fue una rebelde contra las injusticias y cuando estudió en la Universidad de Mayagüez al Sur de la isla, conoció a mujeres que la acercaron al tema de la violencia de género. “Desde ese tiempo mis trabajos han estado relacionados con el tema, desde investigaciones, pasando por el trabajo en la Coordinadora Paz para la Mujer y aquí en el albergue desde hace mas de cinco años”, explica Bairá, aclarando que es mas que un trabajo, un compromiso que nos hace dar hasta mas de lo que se pide.

Durante la emergencia del huracán “María”, ante el masivo daño al sistema de carreteras, tardó seis días en poder regresar a trabajar al albergue. “Pero ya has mujeres y el personal que vivía cerca habían emprendido las tareas de limpiar, reparar y apoyar a su comunidad” concluyó la joven, reconociendo que le enoja que los medios estén enfocando las debilidades de las comunidades en las situación de emergencia en lugar de resaltar la gran fuerza e iniciativa comunitaria que se ha expresado y que ha marcado la sobrevivencia.

Explicó que el tratamiento de los medios acerca de la población es el mismo que usan para proyectar a las mujeres agredidas: refuerzas su victimización sin incluir la capacidad de abordar y salir de la situación.

“Necesitamos que se reconozca que nuestro pueblo, sus mujeres incluidas plenamente, ha mostrado una gran capacidad comunitaria para enfrentar la emergencia”. Dijo que la crisis es en el gobierno “y esa crisis hace que la gente y sus comunidades no puedan recibir lo que necesitan para salir adelante.”

 Hogar Ruth: Cómo se había preparado para el huracán

En Hogar Ruth estaba bastante preparado para la emergencia en todo lo que se podía prever: suficientes alimentos para varios meses y una cisterna grande de agua potable. Contaban con una planta sustituta de servicios de energía eléctrica mediante uso de diésel y suficiente diésel para operarla de inmediato por un tiempo. El hogar alquila unas instalaciones bien construidas arquitectónicamente para resistir vientos y otros embates de la naturaleza.

Como parte de la preparación habían realizado una capacitación a las 79 mujeres y sus hijos que se albergaban en el hogar en ese momento para reducir el peligro del impacto y en caso de afectación, saber qué hacer en lo inmediato.

Los criterios que marcaron esas previsiones reconocen que las mujeres agredidas viven en emergencia y viven teniendo que protegerse siempre. A esa realidad se sumó el conocimiento que el personal del albergue tiene acerca del hecho de que las mujeres allí no podían recurrir al mecanismo que usó la mayoría de personas en el país. En Puerto Rico cada quién buscó en cualquier parte del país el familiar con la casa mas fuerte para resistir el embate del huracán de 150 kms. por hora.

Históricamente las organizaciones sin fines de lucro llenan el vacío dejado por los servicios gubernamentales de salud la cobertura de programas de albergue aunque reciben fondos federales y de programas gubernamentales en la medida que se reconoce la necesidad y el aporte social. “La mayor parte de las veces, las mujeres son ubicadas en albergues localizados lejos del agresor, por lo que tienen que alejarse del pueblo de residencia y de las organizaciones donde reciben servicios regularmente” reconoce el Centro de Mujer y Salud.

Las habitantes en el hogar no podían regresar a sus casas ni a las de sus familiares. Se encontraban huyendo de sus agresores y por ser victimas de sus propias parejas, conocen a sus familiares y los lugares donde viven. Tenia que permanecer y protegerse en el albergue. Punto.

Por ello el impacto directo del huracán fue mínimo. Quedó afectado su huerto casero donde siembran alimentos y se voló un pedacito de techo de madera que cubría una bodega de instrumentos para el trabajo agrícola del huerto. También se fueron los frondosos árboles al fondo del albergue que le brindaban privacidad y frescura al lugar.

El Resultado de las Previsiones

Porque el Hogar Ruth estaba bien preparado para los embates de huracán y porque el proyecto es parte integral de su comunidad, no solo resistieron y se recuperaron en lo inmediato, sino que tuvieron suficiente para compartir con la comunidad aledaña.

WleskaOtra funcionaria, Waleska Pérez residente en Vega Baja al oeste de Vega Alta, llegó al albergue huyendo de una relación de violencia hace ocho años. “La persona que me entrevistó para entrar al albergue vio algo en mi y no solo me aceptaron, sino que muy pronto me pusieron a trabajar con las demás”.

Desde entonces atiende a las mujeres que llegan al albergue, haciendo un trabajo de apoyo “que es mas que un trabajo; esta es nuestra familia”, señala Waleska.

Explica que durante las semanas posteriores el Hogar, cuando casi ninguna institución pública podía entrar con apoyo, Casa Ruth pudo compartir alimentos y agua con dos refugios en Vega Alta y dar almuerzo a diaria a la policía de la zona que trabajaba turnos dobles para apoyar a la gente en la emergencia.

Lo Que Necesitan: Un Fondo de Desastres

Han quedado desabastecidas por ello, pasando a vivir “al día”, por lo que llaman a crear un Fondo de Desastre para reabastecerse y atender las nuevas necesidades.

cost of food

  • Cuentan con 76 personas albergadas en unas instalaciones que estaban preparadas para atender a la mitad de esa población y además atienden 30 casas de transición que están dispersas por la zona Norte de la isla desde Barceloneta hasta Levittown en Cataño, algunas de las cuales que fueron afectadas arquitectónicamente por el huracán.
  • Cuentan con un personal de 30 personas asalariadas que desde ya acompañan a las mujeres a presentar sus casos civiles a las cortes, en un contexto en el que los Tribunales han señalado al Nuevo Día, que la violencia de género constituye la segunda causa mas denunciada post huracán.
  • Tienen un gasto de alquiler mensual que deben cubrir sin presupuesto para ello, para el cual realizan actividades especiales de recaudación de fondos que han tenido que suspender porque en la situación emergencia no pueden realizarse.
  • Tienen un gasto diario de diésel para la planta, de gasolina para desplazarse y de alimentos que compartieron, en un contexto de alza de precios que no se podía contemplar previamente.
  • Les preocupa que la violencia de género que se da en refugios temporales no cuenta con un Protocolo de Atención ni con personal para apoyar a las mujeres.
  • Desarrollan una campaña de venta de camisetas para apoyarse en la emergencia: “Amo vivir sin miedo… ¿Y tú?”

Campanha camisetas

Ellas están cumpliendo su papel a la plenitud de sus capacidades, han creado y desarrollado una organización sólida y fuerte, trabajan en un equipo con grandes fortalezas humanas y profesionales y hacen un trabajo en un área de grandes implicaciones para la reconstrucción: las mujeres se merecen estar seguras no solo en necesidades básicas, sino libres de violencia y cuando las mujeres están seguras, son el pilar de la reconstrucción de sus comunidades y por ende del país que como dicen muchos, se levanta si su gente está de pie… como lo han estado ellas también, desde siempre.

Lo que necesita es asistencia para hacerlo en este nuevo panorama de la reconstrucción de Puerto Rico.

Todos los albergues necesitan apoyo

Temprano en la emergencia, la Coordinadora Paz par la Mujer de organizó para dar a conocer las necesidades y apoyar a todos los albergues.

CPM está operando desde sus oficinas la calle De Diego de 8:30 a 4:30pm de lunes a viernes en colaboración con la Escuela de Enfermería Recinto de Ciencias Medicas, la Universidad de Carlos Albizu y la Escuela Graduada de Trabajo Social Beatriz Lassalle –UPR han desarrollado la Ruta de Salud para ofrecer servicios a los albergues y a las organizaciones que forman parte de la Coalición y que ofrece servicios a mujeres y sus familia.

Para todo ello han creado cinco Comités de Trabajo para organizar los esfuerzos de apoyo y solidaridad a los alberges y organizaciones: un Centro de Acopio, una comisión de Educación y prevención, una de Redes Sociales y Comunicación, una de Salud y otra de Recaudación de fondos para el trabajo.

Su programa ha sido expuesto y desarrollado desde entonces:

  • María Relief Funds. Esta cuenta nos permite continuar recibiendo donativos a través de Paypal.
  • Visita a los Albergues y Organizaciones para conocer el estado y coordinar esfuerzo para el restablecimiento de los servicios.
  • Apertura del Centro de Acopio en colaboración con el Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico (CAPR). Este centro opera de lunes a viernes de 9:00 a 3:00 pm y se están recibiendo suministros en la cafetería del Colegio de Abogados del Puerto Rico (CAPR).

Para realizar donativos a través de la Coordinadora, visite su Página Web http://www.pazparalamujer.org/ o busque la cuenta Coordinadora Paz para la Mujer y manténgase informado a través de las redes sociales.

Para comunicarse con la Casa Ruth:

Teléfono                 (787) 5490742

Apartado Postal:   538, Vega Alta, Puerto Rico 00692

Cuenta Bancaria:   057-043-280 Banco Popular de Puerto Rico

28 de Mayo 
Día de Acción por la Salud de las Mujeres

--------------

3 de Diciembre
Día de las Personas con Discapacidad

Mil millones de personas viven con alguna discapacidad, 80 de cada 100 están en los países más pobres.
----------------------

1 de Diciembre
Día Mundial de lucha contra el Sida

35,3 millones de personas viven con VIH. En este día expresamos solidaridad y reclamamos medicamentos para todos los que los necesitan.

----------------------

 10 de Diciembre
Día Mundial de los Derechos Humanos

--------------------------

11 de Octubre
Día Internacional de las Niñas

2belin copy

-------------------------

28 de Septiembre
Día por la despenalización del aborto en América Latina y el Caribe
------------------------

20 de Junio
Día Internacional de las Personas Refugiadas

Actualmente existen más de 45 millones de personas que se han visto forzadas a desplazarse de sus lugares de origenes. Solo 20 de cada 100 serán recibidas en países desarrollados.

23 de Junio
Día Internacional de las Viudas

115 millones de viudas viven  bajo la línea de pobreza. De ellas 81 millones sufren malos tratos físicos, a menudo por sus propios familiares.
Muchas se convierten en esclavas de la familia del marido, otras son expulsadas, u obligadas a casarse con un familiar.  

----------------------

8 de Marzo
Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras

 

facebook-icon twitter radio feminista
 

_INDRANI_NELLY
VIDEO

_NATAHLEE
VIDEO

no_violencia

Descarga "Aquí No entra la Violencia"

 afiche_serie_rif_peque

Últimas Noticias

07 Noviembre 2019
07 Noviembre 2019
07 Noviembre 2019
07 Noviembre 2019

no me etiquetes2

alerta

Please publish modules in offcanvas position.